Categoría: Relatos y Moralejas del día a día

Relatos y Moralejas contadas a través de técnicas de Story Telling y conceptualizadas con Infografías sencillas.

¿Jugamos a las chapas?…

¿Jugamos a las chapas?

17.00 horas. Suena el telefonillo de casa.

– ¡Ya bajo!

– ¡No bajas!. ¡Tienes que hacer los deberes!

– Porfa, mami. Déjame. Está toda la pandilla abajo esperando.  Hoy toca Vuelta Ciclista… y mañana campeonato de Liga al ‘futbol-chapa’. No puedo faltar.

– Vale. Pero solo una hora.

Corriendo a la habitación a coger las chapas. Preparadas con cariño. Con fotos pegadas de ciclistas, jugadores de fútbol o coches de carreras. El proveedor de chapas era Pepe. El del bar de la esquina. Las tenía preparadas en un bote para darlas a los chavales. En el parque del barrio está montado el circuito ciclista. Elaborado hace una semana. Absolutamente intacto. Ningún viandante se atreve a pisarlo ni acercarse. Un circuito difícil. Con multitud de curvas. Con un puente.

Solo los más avezados conocen la técnica. Metiendo tres dedos en la chapa y girándola de canto permite avanzar más rápido y hacer curvas de 90 grados.

Ya estamos todos. Como siempre, todos hemos elegido a Cabestany.

Da igual. ¡Empieza el juego!

Reglas de cálculo de nuestros abuelos…

Reglas de cálculo de nuestros abuelos

Conservo una en casa de mi abuelo.

No sé emplearla. Jamás la necesité.

Aunque nos pueda parecer mentira, con estas “reglas de cálculo” se realizaron los cálculos matemáticos más complejos para construir embalses, centrales nucleares, aviones, obras de ingeniería complejas y rascacielos…

Me cuesta imaginar la cantidad de tiempo que se debía invertir para obtener los resultados precisos que hoy en día se pueden obtener con cualquier calculadora de juguete en dos minutos.

Eso sí. Sabiendo qué teclas apretar y qué números introducir en la calculadora.

Un cero escondido en el trastero…

Mi primer cero patatero

En los trasteros de nuestras casas, a veces, aparecen verdaderos tesoros…

Cubiertos de polvo y almacenados en estanterías descansan ‘impasibles’ los apuntes de Ingeniería Industrial. Organizados en sus correspondientes carpetas. En una de ellas, se puede leer la palabra FÍSICA.

Al abrirla … aparecen los apuntes y resultados de los exámenes de la carrera. Destaca un examen en particular. Con un resultado particular… Un CERO patatero en FISICA. El primero. …ni una sola divergencia, gradiente o rotacional se libró de ser ‘asesinado matemáticamente’ por un servidor. ¡Un CERO perfectamente merecido!…

El profesor que tuvo ‘el honor’ de otorgarlo fue D. José Luis Torrentz. Un buen profesor. Una excelente persona. Cientos de horas de estudio. Largas noches sin dormir. Enorme sacrificio, Academias particulares…

… y todo,… para conseguir un puñetero CERO. “¡Qué injusto! ¡No me lo merezco! ¡Qué va a ser de mí!”… pensaba de joven….

Gracias a ese CERO… hice nuevos amigos, recibí el apoyo incondicional de mi familia, me divertí y aprendí que : “No todo lo malo que nos pasa es porque lo merecemos. A veces necesitamos cosas malas y tropiezos en la vida, para madurar y crecer como ser humano”.

Los mejores comienzos de películas …

Los mejores comienzos de películas

Los mejores comienzos…

FORREST GUMP – “Hola, me llamo Forrest. Forrest Gump. ¿Quiere un bombón? Yo podría comerme como un millón y medio. Mamá siempre decía: la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar”…

KILL BILL – «¿Te parezco un sádico? Vaya. Apuesto a que ahora mismo podría freír un huevo sobre tu cabeza si quisiera»…

CUENTA CONMIGO – «Tenía 12 años, casi 13, la primera vez que vi un cadáver»…

EL PADRINO – «Creo en América. América hizo mi fortuna»…

UNO DE LOS NUESTROS – «Que yo recuerde, desde que tengo uso de razón he querido ser un gánster»… …y, los mejores finales…

CASABLANCA – «Presiento que este es el comienzo de una hermosa amistad»…

¡Un ladrón no deseado en mi casa!

¡Un ladrón no deseado en casa!

Algo sorprendente ha sucedido en mi domicilio!

Un ladrón no deseado en casa.

Fin de semana. A punto de oscurecer.  Escuchaba ruidos extraños en la buhardilla. He subido con precaución y un poco de miedo para ver qué pasaba…

Un dispositivo ‘ladrón de creatividades y de sueños’ se había encendido de repente  …

… estaba siendo atacado y completamente rodeado por diez cuentos infantiles.

Los cuentos habían saltado de sus estanterías para defender su territorio.  

La batalla de hoy ha sido ganada… Las ‘tablets’ han sido vencidas.

…hasta la próxima batalla tecnológica de mañana.

Cuentos y Libros Infantiles… verdaderos guardianes de creatividades y sueños.

Siempre vigilantes. 

Cuando un compañero de va…las mesas se ponen tristes

Cuando un compañero de va

Su mesa está vacía. Sin fotos de sus hijos. Sin papeles sobre ella. Sin planificaciones de proyectos pegadas. Sin monitores. Sin plantas. Sin nada… Ahora es simplemente, una mesa. Que espera a su nuevo inquilino.

La mesa sigue siendo mesa. Pero, ya no es la misma. Echa de menos a su antiguo inquilino. Han sido muchos años trabajando juntos. Muchos días y muchas noches.

Las mesas son listas. Saben perfectamente cuando su inquilino es un excelente profesional, buen compañero y mejor persona. Y están orgullosas. Muy orgullosas.

Las mesas tienen sentimientos. Cuando su inquilino se ve obligado forzosamente a abandonarlas por haberse sentido solo, desamparado y sin ayuda, la mesa se pone triste.

Las mesas saben el significado del verdadero talento. Lo han tenido encima. Y hacen lo posible para no dejarlo escapar.

Pero, las mesas no tienen poder de decisión. No tienen manos. No tienen voz para pedir que su inquilino se quede con ellas. Eso sí. Las mesas son leales. Cuando su inquilino las abandona triste. Ellas, también se ponen muy tristes.

Cuando su inquilino se va contento, ellas, se alegran mucho. La tristeza de una mesa es contagiosa.

Ahora, todas las mesas de la sala están tristes. …y desean mucha suerte…

…al mejor inquilino.

El hijo del herrero (Anónimo)…

El hijo del herrero (Anónimo)

Le llamaron para una entrevista. Su CV era simplemente excelente. Repleto de cursos y masters. El director de RH le preguntó:

«¿Tu padre te pagó tus estudios?».

«Si», respondió el joven.

«¿Dónde trabaja tu padre?».

«Es herrero».

«Muéstrame tus manos».

El joven se las mostró. Estaban suaves y perfectas.

«¿Alguna vez has ayudado a tu padre en su trabajo?».

«Nunca. Siempre quiso que estudiara y leyera».

«Cuando vayas a casa hoy, lava las manos de tu padre y ven a verme mañana».

El joven regresó a su casa. Pidió a su padre que le permitiera lavar sus manos. Su padre se sintió extraño y feliz. Lavó sus manos. Estaban arrugadas. Con cicatrices y hematomas dolorosos en su piel. Por primera vez, el joven se dio cuenta de lo que significaban este par de manos arrugadas.

…para pagar su educación y su futuro.

A la mañana siguiente, el joven regresó a la oficina del director. Con lágrimas en los ojos.

«He aprendido a apreciar y reconocer. Sin mis padres, yo no sería quien soy hoy».

El director dijo: «Esto es lo que yo busco en mi gente. Quiero contratar a una persona que aprecie la ayuda de los demás. Que conozca los sufrimientos de los demás. Que no ponga el dinero como su única meta en la vida».

Estás contratado.

Fuente: Relato El hijo del herrero. (Anónimo).

Consejos de Popeye…

Consejos de Popeye

¡Odio las espinacas cocidas!. Siempre las he odiado.

Y la culpa la tuvo Popeye.

De pequeño todos los días ponían sus episodios. Popeye tomaba una lata de espinacas y adquiría una fuerza infinita para combatir al malvado Brutus y salvar a Olivia. Y todo gracias al hierro que contenían. Era obligatorio comerlas. Cuanto más hierro más salud y más fuerza.

Popeye engaño a nuestra generación.

Parece ser que el químico alemán Erich von Wolf midió el contenido de hierro en 1870 y se equivocó poniendo la coma: lo que eran 0,35 miligramos por cada 100 gramos acabaron siendo 3,5 miligramos. ¡Diez veces más que el valor real! En mi opinión, un error matemático imperdonable.

La lechuga, los garbanzos, los pistachos, las almejas, la ternera… tienen más hierro. Y las lentejas…que tienen la ventaja de que si no las quieres las dejas. Pero no. Tenían que ser espinacas, que si no las quieres…te las tenías que comer.

De todo se aprende:

1.- Revisar siempre las cifras decimales.

2.- No creer todo lo que sale en la tele.

3.- La capacidad de influencia de las campañas publicitarias.

4.- Dividir por 10 las cuentas anuales de la empresa o avances del proyecto antes de sacar conclusiones.

Popeye ya es mi amigo. .

..y en lugar de espinacas cocidas

… una horita al gimnasio.

La importancia de una buena atención al cliente.

La importancia de una buena atención al cliente. Amabilidad, Cortesía, Respeto, Paciencia... y mucha mucha empatía. ¡Qué importante!

El año pasado fui a la comisaría de Policía a renovar el DNI. Disponía de cita previa … pero fui con tiempo. Nunca se sabe.

La zona de espera estaba abarrotada de gente. Familias numerosas esperando en grupo su turno. Decenas de niños jugando y gritando alegremente al pie del cartel que rogaba silencio. Madres dando el pecho a sus pequeños o contándoles un cuento. Niños persiguiendo al policía de seguridad del centro. El paso del tiempo a veces es relativo.

Me tocó mi turno. La mujer policía me atendió con una sonrisa. Inició los trámites. Primer problema. El sistema informático se bloquea. Lo reinicia. No culpa al informático ni a nadie. Lo acepta. Mantiene la calma. Hace lo mejor que está en su mano. Con actitud positiva. Entre bloqueo y bloqueo, mantiene conmigo una conversación agradable … hablamos de tecnología, recetas deThermomix,

… Llega la hora de escanear. Nuevo problema. El escáner no funciona. Toca aleatoriamente unas teclas y … ¡funciona de nuevo!. Un milagro informático. Termina los trámites. Me despide con una sonrisa.

… inexplicablemente salgo de la comisaría contento. Con mi DNI. La policía se queda junto a su ordenador y su escáner. Hace una broma a un niño que se acerca a su puesto.

Esperando al próximo cliente.

El primer día de trabajo.

El primer día de trabajo. Lo recordamos para siempre. Sobre todo las pequeñas anécdotas que nos suceden. Y qué mejor anécdota que una foto horrible.

Tenía 22 años. Era su primer trabajo. Su primer día de trabajo. Recién salida de la Universidad. Los nervios a flor de piel. Se levantó con varias horas de antelación. Se vistió para estar elegante. Sus padres estaban orgullosos de ella. La tranquilizaban como podían. La habían comprado una libreta y un bolígrafo. Llegó al edificio de la empresa. Con mucha antelación.

El primer trámite … la foto por el personal de seguridad de recepción y entrega de la tarjeta de acceso. Estaba muy nerviosa. Le hicieron la foto. Rápidamente subió en ascensor a la oficina. No quería llegar tarde.

A las dos semanas, el personal de seguridad se acercó a ella de forma discreta: Le dijo desde el respeto: “Gracias por saludarme todos los días. Te voy a pedir un favor. Hazte otra foto. La foto me aparece cada mañana cuando entras no te hace justicia«.

Ella se quedó sorprendida. Miró la foto en la pantalla y dijo: “¡estoy horrorosa!. Tengo los ojos cerrados, mirando abajo y la cara desencajada…”

Diez años después, ella todavía recuerda ese primer día de trabajo. Nadie olvida su primer día.

@Fuente:  Anécdota proporcionada por una compañera de trabajo.

Todo en ésta vida se puede clasificar y versionar: 1.0, 2.0, 3,0…

odo se clasifica. El marketing, la agilidad, la industria, el liderazgo. Y claro se pone en una versión. Cuánto más alta, se supone que es mejor

Comparto un extracto de una publicación que me ha resultado muy interesante. Clasifica las características del Marketing en tres grupos. A saber: Marketing 1.0, Marketing 2.0 y Marketing 3.0.

Hasta aquí todo normal. Solemos versionar las cosas, los documentos, el software, los liderazgos, etc. Cada versión es mejor que la anterior. Incluye mejoras. Incluye aprendizajes. Se corrigen errores.

1.- El Marketing 1.0 parece ser que está centrado en el producto, su fin es vender, pone foco en el valor económico y resolver necesidades físicas de los consumidores.

2.- El Marketing 2.0 intenta superar al 1.0. Está centrado en el consumidor, en satisfacer sus necesidades, centrado en la persona y en el que se considera al consumidor como un ser inteligente con mente y corazón.

3.- El Marketing 3.0 parece que es “lo más de lo más”. Está centrado en los valores, en crear un mundo mejor otorgando valor primordial al medio ambiente y en el que se considera al consumidor como un ser humano integral con mente corazón y espíritu.

¡El 3.0 tiene mucho sentido! “Se centra en la persona. En el ser humano. En el medio ambiente. En los valores”, etc… Puede dar la impresión de estamos avanzando a un “mundo más humano, más sabio»

… ¿o, no es oro todo lo que reluce?

Hecha la ley, hecha la trampa…

Hecha la ley hecha la trampa. Da igual cómo sea la ley, siempre encontraremos un atajo para poder saltárnosla y poder hacer lo que queramos...

«Hecha la ley, hecha la trampa»…

Durante la llamada «ley seca» puesta en vigor en Estados Unidos durante los locos y felices años veinte, se vendían unos paquetes de zumo de frutas en los que se podía leer el siguiente mensaje:

«Atención: el contenido de este paquete NO DEBE ponerse en una vasija de barro, mezclado con levadura y ocho litros de agua, porque entonces se obtendría una bebida alcohólica cuya fabricación está prohibida».