Categoría: La vida misma

Aspectos que nos pasan a todos cada día representados de forma gráfica con una pizca de humor en infografías y dibujos sencillos

¿Qué maletín tiene más Valor?…

La diferencia entre Valor y Precio. Hay cosas que no tienen precio. Su valor es infinito. El precio de mercado son cuatro duros.

En la imagen dos maletines.

Uno de lujo. De varios miles de euros. De la piel más selecta. Destinado a almacenar multitud de documentos con información muy valiosa. Símbolo de importancia, imagen y prestigio.

Otro normalito. De pocos euros. Capaz de soportar centenas de kilos de libros, carpetas y estuches. Con sujeción a la espalda por correa simple que no afectó a la columna vertebral y cervicales de toda una generación. Con sub-apartados para esconder las malas notas. Con parte de la esencia de lo que somos hoy.

Diferentes precios.

Diferentes valores.

Diferentes significados.

Diferentes recuerdos.

Guía últil para hablar en el ascensor…

Guía últil para hablar en el ascensor. Sobre cualquier tema; los vecinos, el tiempo, aspectos existenciales, la vida privada de otros...

Todos tenemos talento en algo.

Reconozco que el mío NO está en mantener conversaciones en el ascensor. Me refiero a conversaciones que resulten interesantes. Que aporten. Que no sean repetitivas. La verdad es que no se me ocurre nada. Soy consciente de que hay una multitud de opciones:

1. El tiempo… que si hace mucho frío, o mucho calor, que si el cambio climático.

2. Familiares / Hijos. ¡Pero cómo han crecido los niños. Pero qué guapos son!…

3. Otros vecinos … que si uno no paga la comunidad, que si otro hace ruido, etc.

4. Reflexiones sobre cómo pasa el tiempo de rápido y existenciales… ¿Cómo pasa la vida? ¡Ya estamos de nuevo en fin de año!.

5. Temas variopintos sobre la salud.

6. Vida privada (del otro).

7. Problemas de la comunidad de vecinos (siempre es culpa del otro).

8. Conversaciones surrealistas.

9.-Trabajo 10. Etc.

…pero nada. Aun teniendo el checklist preparado… al final “me quedo en blanco”.

Recuerdo una vez hace muchos años que un vecino me preguntó en qué trabajaba. Se lo dije con mucho interés y entusiasmo. El día siguiente me volvió a repetir la misma pregunta. Mi interés disminuyó un poco. A partir del tercer día, decidí decirle un trabajo diferente cada vez que me lo volviese a preguntar.

…y lo curioso, es que no pasó nada.

Mi primer Agile Coach.

Era Agile Coach desde mucho antes de que la Agilidad hubiese “sido inventada y se hubiese puesto de moda”. Repetía el 95% es ‘cultura’ y 5% son las técnicas

Nuestro primer Agile Coach. Sentía los valores y los vivía en su vida. Escuchaba atentamente con la voluntad de comprender. Despertaba emociones cuando hablaba. Tenía la esencia. Hacía sentir bien a todos.

Era Agile Coach desde mucho antes de que la Agilidad hubiese “sido inventada y se hubiese puesto de moda”. Repetía constantemente que el 95% es ‘cultura’ y 5% son las técnicas, los frameworks o las metodologías. Nos recordaba siempre que las técnicas son simples instrumentos que se apoyan en unos valores y unos principios para inculcar con la práctica la cultura ágil que se quería conseguir.

Decía que cualquier organización en la que todos sus miembros hubiesen adquirido perfectamente la “principios y valores ágiles’ y hubiesen olvidado por completo las técnicas (o hubiesen adoptado otras diferentes) habría llegado ‘al éxito’.

Con humor decía “busquen, comparen y si encuentran una técnica que crean mejor, cómprenla”.

Jamás luchaba para demostrar que lo Agile es mejor que lo Waterfall. Para él. Eran debates estériles que alejaban del mensaje importante. Primero los valores y los principios. Que cada persona de la organización sepa responder la pregunta: ¿Para Qué queremos cambiar?. Luego, las técnicas y los métodos.

El asombroso misterio de las bolas LOL…

Las bolas LOL. El inventor...un genio del marketing e innovación... ... y perfecto conocedor de los gustos de los usuarios finales... los niños y niñas

Me pregunto quién será el inventor de las BOLAS LOL.

Un genio del marketing e innovación… … y perfecto conocedor de los gustos de los usuarios finales… los niños y niñas. Posiblemente, uno de los inventos más rentables de este siglo. Y más caros. 20 – 25 euros por bola.

El contenido … una simple muñeca (para mi gusto bastante fea) contenida en una bola de plástico. Todos los niños y niñas quieren una (en el peor de los casos, varias).

En las playas, montañas, pueblos, parques y ciudades se ven a millares.

Negociaciones tensas en los centros comerciales. A los peques les gusta. Les gusta mucho.

Pero … no tanto como una caja de cartón recogida de la basura y dedicar una mañana entera para jugar con ellos.

Todo en ésta vida se puede clasificar y versionar: 1.0, 2.0, 3,0…

odo se clasifica. El marketing, la agilidad, la industria, el liderazgo. Y claro se pone en una versión. Cuánto más alta, se supone que es mejor

Comparto un extracto de una publicación que me ha resultado muy interesante. Clasifica las características del Marketing en tres grupos. A saber: Marketing 1.0, Marketing 2.0 y Marketing 3.0.

Hasta aquí todo normal. Solemos versionar las cosas, los documentos, el software, los liderazgos, etc. Cada versión es mejor que la anterior. Incluye mejoras. Incluye aprendizajes. Se corrigen errores.

1.- El Marketing 1.0 parece ser que está centrado en el producto, su fin es vender, pone foco en el valor económico y resolver necesidades físicas de los consumidores.

2.- El Marketing 2.0 intenta superar al 1.0. Está centrado en el consumidor, en satisfacer sus necesidades, centrado en la persona y en el que se considera al consumidor como un ser inteligente con mente y corazón.

3.- El Marketing 3.0 parece que es “lo más de lo más”. Está centrado en los valores, en crear un mundo mejor otorgando valor primordial al medio ambiente y en el que se considera al consumidor como un ser humano integral con mente corazón y espíritu.

¡El 3.0 tiene mucho sentido! “Se centra en la persona. En el ser humano. En el medio ambiente. En los valores”, etc… Puede dar la impresión de estamos avanzando a un “mundo más humano, más sabio»

… ¿o, no es oro todo lo que reluce?

¿Cómo reacciona usted cuando trabaja bajo presión?

¿Cómo reacciona usted cuando trabaja bajo presión?. Pregunta que trata de comprender y entender y permite obtener información.

¿Sabe usted trabajar bajo presión?

Pregunta muy superficial. Tal cual está formulada, admite solo dos respuestas. Si o No. Puestos a elegir, elegimos la primera opción. Responder que No sería «una insensatez». A pregunta superficial, respuesta superficial. Siempre podríamos aportar una tercera respuesta. Sin duda, un poco arriesgada ya que puede dar la impresión de que no se quiere contestar o que la respuesta es, por defecto, negativa. ¿Qué entiende usted cuando dice “trabajar bajo presión”?. Podríamos descubrir que lo que realmente se quiere preguntar es: “¿Está usted dispuesto a trabajar lo que le pidamos cuando se lo pidamos sin rechistar?”

[…]

Lo que no es habitual es formular la pregunta como sigue: ¿Cómo reacciona usted cuando trabaja bajo presión?.

Pregunta abierta que pretende descubrir y entender. Con mucho sentido. No todos reaccionamos de la misma manera. A todos nos afecta la presión. Las fortalezas de nuestra personalidad (en condiciones normales) se pueden tornar en debilidades. Cada uno reacciona de forma diferente: …enfrentándose, manipulando, mostrándose reservado, huidizo, intolerante, miedoso, agresivo, etc…

Siendo conscientes, al menos, podremos tratar de mitigarlo.

Hecha la ley, hecha la trampa…

Hecha la ley hecha la trampa. Da igual cómo sea la ley, siempre encontraremos un atajo para poder saltárnosla y poder hacer lo que queramos...

«Hecha la ley, hecha la trampa»…

Durante la llamada «ley seca» puesta en vigor en Estados Unidos durante los locos y felices años veinte, se vendían unos paquetes de zumo de frutas en los que se podía leer el siguiente mensaje:

«Atención: el contenido de este paquete NO DEBE ponerse en una vasija de barro, mezclado con levadura y ocho litros de agua, porque entonces se obtendría una bebida alcohólica cuya fabricación está prohibida».

¿Los emails van al cielo ?

¿Los emails van al cielo?. A veces escribimos correos que jamás son contestados. Correos que te llevaron tu tiempo. Que eran importantes

Una penúltima verificación. El email está bien escrito. Es breve. Conciso. Respetuoso.

El asunto del email está claro. Es entendible. Directo. Los destinatarios son los que tienen que ser. Ni uno más. Ni uno menos. En copia van los que tienen que ir. Ni uno más. Ni uno menos. El mensaje es importante para ti. Requiere una acción del destinatario. Una respuesta. En función de la respuesta se toman decisiones y se puede seguir avanzando en las tareas.

No falta nada.

El correo contiene lo importante. “Por favor”, “Gracias”. Revisas de nuevo el contenido y las formas.

Te preguntas – ¿Realmente es necesario el correo? Te respondes – Sí. Es necesario. Y… envías el correo.

Esperas… …y sigues esperando.

Y, por alguna extraña razón, ese correo se pierde en el limbo de los correos que nunca son contestados. Miras las estadísticas. Se envían 156 millones de correos al minuto en el mundo. Uno de ellos. El tuyo.

Que busca su media naranja.

Su email de respuesta

Power Point nos hace estúpidos…

McChrystal. Acusó a PowerPoint de ser el principal enemigo del ejército "Cuando hayamos entendido estas diapositivas, habremos ganado la guerra".

«PowerPoint nos hace estúpidos» dice el general James Mattis de la Infantería de Marina de Estados Unidos. Hipnotiza al público. Limita su capacidad de razonamiento. Provoca efectos secundarios. Distrae. Aburre.

El general tomó una decisión ejecutiva. Prohibió hacer diapositivas en Power Point. Otro general del ejército se moja también en el asunto. Interviene. Emite su opinión de forma asertiva y contundente.

Ni más ni menos que el famoso general McChrystal. Acusó a PowerPoint de ser el principal enemigo del ejército estadounidense. Nos ofrece su opinión al respecto: «Cuando hayamos entendido estas diapositivas, habremos ganado la guerra».

La verdad es que observando la imagen del post es difícil cuestionarle. Es realmente complicado saber dónde está el enemigo. Otros altos oficiales del Pentágono aseguran con ironía que el programa es verdaderamente práctico. … eso sí, cuando el objetivo «de la PPT» sea No dar información.

Con el permiso de los generales y altos oficiales, podemos hacerlos la siguiente pregunta:

¿Realmente la herramienta Power Point es la culpable de todos los males?

@ Fuente de las citas: Internet.

La fórmula que jamás te enseñaron en la Universidad

La fórmula que jamás te enseñaron en la Universidad. La fórmula de que en esta vida con poder y con dinero puedes conseguir todo lo que quieras

Amigos ingenieros, físicos, financieros, químicos…

Cojan el famoso manual SCHAUM de Fórmulas y Tablas de Matemática Aplicada empleado en la universidad y revisen el contenido: Fórmulas de Divergencias, diferenciales, integrales, neperianos, laplacianos, rotacionales, trigonometría, mecánica de fluidos, algebra lineal, física cuántica,….

Una verdadera maravilla!… están todas.

Si había suerte, el profesor nos dejaba emplear el libro en el examen.

Si “tocaba un profe chungo”… pues te tocaba aprender todas las fórmulas de memoria (o en su defecto, emplear la ‘socorrida’ chuleta).

Acabas la universidad. Empiezas a trabajar. Pasan los años. Maduras. Ganas experiencia a “base de garrotazos”. Aprendes. Subes y caes en el camino. Te levantas de nuevo. Observas. Escuchas.

Acudes de nuevo al libro escondido en la estantería. Le quitas el polvo. y buscas la fórmula:

A + €€€€€ = C… (donde C es lo que quieras).

…y, afortunadamente, no la encuentras.

La ortografía es importante…

Es la base del buen entendimiento. Las tildes y acentos son importantes. Mejoran la calidad de los textos y otorgan carácter a las palabras

La ortografía es importante.

Es la base del buen entendimiento. Las tildes y acentos son importantes. Mejoran la calidad de los textos y otorgan carácter a las palabras al momento en que son pronunciadas.

Las tildes cambian el sentido de las oraciones y ayudan a dar coherencia a los textos. A veces, se necesita a un niño pequeño que nos lo recuerde.

El “niño tilde”. Tan necesario e importante como los 49 niños y niñas restantes.

La oración coge sentido con la suma de todos.