Categoría: Talento y Talante

Reflexiones sobre la importancia del talento y el talante representadas con dibujos hechos a mano e infografías sencillas

Si Einstein resucitase estaría en paro

Si Einstein resucitase claramente estaría en paro…

Extracto de una entrevista de trabajo.

P: ¿Hábleme de su educación?

R: Pues es lo que me ha quedado después de olvidar todo lo que aprendí.

P: ¿Y en qué conocimientos destaca usted?

R: Ninguno en especial. A todo caso tengo mucha imaginación y la mente abierta.

P: ¿Dígame sus fortalezas?

R: Absoluta Ignorancia… como la que tenemos todos. Solo que la mía es diferente.

P: ¿Cual es su talento?

R: Pues ninguno en  especial. Solo soy muy curioso.

P: ¿Cómo resuelve los problemas?

R: Haciéndome muchas preguntas.

P: Nuestra compañía apuesta por el progreso. ¿Qué puede usted aportar?

R: La palabra progreso no tiene ningún sentido para mi mientras haya niños infelices.

P: ¿Qué es para usted el éxito?

R: Trabajo, Placer y Mantener la boca cerrada.

P: ¿Cómo puede contribuir a la transformación digital ágil de la compañía?

R: De forma relativa. No soy capaz de explicar lo que usted me pregunta a mi abuela.

Fin de entrevista: Gracias por su tiempo. Mantendremos su CV almacenado en nuestra base de datos.

Gracias a usted. Hay dos cosas infinitas en este mundo. El Universo y la estupidez de los CV almacenados y olvidados en las bases de datos. Y sobre el Universo… no estoy muy seguro.

Las personas mayores…¡Qué cantidad de sabiduría sentada en un simple banco!

La sabiduría y experiencia de las personas mayore. Cuando eran jóvenes y tenían poder e influencia todos querían acercarse a ellos y ellas.

En mi barrio vive un ex directivo de una gran multinacional. Era una persona muy conocida en su sector. Salía en la tele. Aparecía en la prensa económica.

Se jubiló hace ahora varios años. Debe tener ahora cerca de 80 años. Pero se conserva muy bien. Se le ve pasear con su bastón acompañado de su mujer. A paso lento. A veces se les ve a los dos sentados en un banco cerca del parque donde juegan los niños. No se le ve acompañado de escoltas. No se observa ninguna multitud de altos directivos prestándole pleitesía. Ningún proveedor ofreciéndole sus servicios y productos. Ningún reportero de prensa económica. Se les ve sólos. Tranquilos.

…imagino que los escoltas, los directivos, los proveedores y los reporteros están ocupados atendiendo a altos directivos en activo. Es normal.

Cuando le veo sentado en el banco, me encantaría acercarme a él para pedirle algún consejo. Escucharle relatar alguna experiencia. Plantearle mis “magnificadas dificultades” para que me dé su visión al respecto. Con otra perspectiva. Pero…nunca lo hago. Me parece atrevido pedir sin ofrecer nada a cambio. Eso sí. Le escucharía con mucha atención. Para no perderme nada.

¡Qué cantidad de experiencias, vivencias y, por qué no decirlo, ‘sabiduría’,  sentadas en ese banco!

Sin cargo no eres nadie

No tienes trabajo.

En el formulario del portal de empleo te piden rellenar los cargos desempeñados.

Abres una cuenta en Linkedin. En el registro principal solicitan el cargo actual y los pasados.

Te cambias de empresa. El cargo desempeñado es un elemento clave para negociar la subida de sueldo. Tanto cuestas, tanto vales.

Pides una hipoteca. El banco se fija en el cargo para dártela o rechazártela. Conoces gente nueva en un evento de networking. Te preguntan por el cargo.

Te gusta una persona. Te preguntan el cargo.

Quieres vender algo a una multinacional. Te fijas en el cargo para dar con la persona adecuada con influencia de compra.

En el cole. Se pregunta por el cargo del padre o madre.

En la universidad. Aspiras a un cargo.

Eres un basurero honrado, honesto, trabajador noble. La gente se fija en tu cargo y te rechaza. Te ves obligado a cambiártelo por Agente de Limpieza Ciudadana que resulta más atractivo.

Tienes un cargo. Lo aumentas.

No tienes cargo. Te creas uno.

No te gusta tu cargo. Lo cambias.

[…]

Eres un Líder en mayúsculas… no te importa tu cargo. … y dejas huella sin saberlo por donde pasas

Todavía conservo la carta…

¿Quieres despedirte de tus compañeros de forma original?. Envía una carta a cada uno expresando lo que te han aportado en tu vida.


Todavía conservo la carta. Una carta especial. Una carta breve. Concisa. Personalizada. Y con mucho significado. La escribió un jefe que tuve hace tiempo. Lo pasó mal. Muy mal. Le invitaron a irse de la empresa. Los detalles son lo de menos. Se fue. Antes de irse se reunió con todo su equipo. Éramos cuatro personas. Nos explicó la situación. De forma positiva. Optimista. Tranquila. Sin crear alarmas. Sin criticar a nadie. Defendiendo siempre la empresa. Nos agradeció de palabra haber tenido la enorme fortuna de haber sido nuestro jefe durante dos años. No sólo de palabra. Tenía cuatro cartas manuscritas. Una carta para cada persona del equipo. Cada carta diferente. Personalizada. Nos las entregó a cada uno. Y se despidió de todos. Nunca hablamos en el equipo sobre lo que nos había dicho en nuestra carta. No hacía falta. Hay cosas que no se pueden explicar con palabras. Solo sé que en los momento difíciles… …leo de nuevo la carta.