Categoría: Coaching y Aprendizajes

Infografías sobre Coaching y Aprendizajes sobre uno mismo y los demás. Inteligencia emocional

¿El honor está pasado de moda?

¿EL honor está pasado de moda?

Juego de honor, Hombres de honor, Cuestión de honor, En honor a la verdad, Código de honor, Palabra de honor, Deuda de honor, …

Tienen dos cosas en común:

1.- Son películas.

2.- Sus títulos tienen la palabra “honor”.

Podemos preguntarnos: ¿Hasta qué punto el honor es un valor “pasado de moda” hoy en día? ¿Qué significado le damos?

Pones las películas, y el honor te emociona. Muchos protagonistas acaban dando su vida por no faltar a la verdad y defender principios que les trascienden…

Acaban las películas, pones el telediario, y el honor «de las películas» se desvanece como el humo.

Cuesta encontrarlo.

En honor a la verdad, no me lo explico

Sobre la impaciencia y los botones…

Sobre la impaciencia

Yo confieso.

Alguna vez, aprieto el botón del ascensor más de una vez para que llegue. Soy consciente de que el ascensor no va a llegar antes. Es un sinsentido tecnológico. No obstante, lo aprieto.

Una vez me preguntó un desconocido para qué lo hacía. Las preguntas con Para Qué son puñeteras. Te hacen pensar.

Rápidamente iba a contestar para dar una argumentación lógica y justificarme. Lo pensé mejor y no quise empeorar la situación. Respondí que no lo sabía. Me sentí liberado de haber buscado una razón a un sinsentido aparente. Ya puestos a confesar, sigamos confesando.

Con el botón del mando a distancia de la televisión sucede algo parecido cuando no responde a pesar de tener pilas recién puestas. Aunque la situación podría considerarse más «dramática» que en el caso del ascensor. No solo pulso el botón del mando más de una vez, sino que lo hago cada vez más fuerte. Otro sinsentido.

¿Puede deberse a un problema de impaciencia con los botones?

Puede ser. Tiene cierto sentido.

Pulsaré tres veces el botón “Publicar de Linkedin” para enviar este sinsentido de publicación al mundo.

Solo espero una cosa. No ser el único al que le sucede

Los niños no tienen prejuicios…

Los niños no tienen prejuicios. Deberíamos aprender de ellos y vivir sin prejuzgar a los demás. Cuando nos hacemos mayores empiezan los prejuicios

Día soleado. Todos los niños jugando en el parque. Padres, madres, abuelos y abuelas al cuidado de los peques. En una esquina del parque está una madre muy joven de unos 22 años con sus dos hijos de unos 7 y 3 aproximadamente. Está con otras madres observando a sus hijos. Su hijo mayor jugaba con una niña de su misma edad. Se divertían mucho. La niña tenía un defecto en la piel. Con manchas en los brazos y cara tenía dificultades para moverse con soltura. La madre llama a sus hijos para irse a casa.

Su hijo mayor se acerca a ella y le dice: “Mami, por favor, déjame seguir jugando con Clara. Es una niña divertidísima. Me gusta jugar con ella. Déjame un poco más, porfa”.

La madre le dice sonriendo: “Claro Pablo. Un ratito más que hay que comer. Sigue jugando con Clara».

Se escucha a la madre decir a las otras madres: “He cometido muchos errores en mi vida. Me he equivocado muchas veces. No siempre he dado a mis hijos la educación perfecta. He sido madre muy joven. Lo sé…. Pero hay algo que he hecho muy bien. Me siento orgullosa de mis hijos”.

Opiniones con criterio y sin criterio…

Opiniones con criterio y sin criterio

El mundo está repleto de millones de opiniones.

En Auditoría lo tienen claro. Las han clasificado solo en cuatro; Favorables, Con Salvedades, Desfavorables y Denegadas.

Para los que no somos auditores podemos simplificar los tipos de opinión todavía más:

a) Opiniones sin Criterio

b) Opiniones con Criterio

Las primeras son fáciles. Solo es necesario abrir la boca.

Las segundas son un poco más difíciles: Hace falta pensar y, muchas veces, cerrar la boca y seguir pensando.