Categoría: Felicidad y Vida Chupi Guay

Aspectos relacionados con la Felicidad en la Vida conceptualizados con una pizca de humor e ironía.

¿Tienes un problema?. ¡No te preocupes!

¿Tienes un problema?. ¡No te preocupes!. Los graficos son muy serios. Si el gráfico lo dice será porque es verdad. ¿Qué falla en el gráfico?

Desde un punto de vista puramente analítico y racional el gráfico parece recoger todas las opciones matemáticamente posibles. Tiene todo el sentido del mundo. Nos decimos (o nos dicen los gurús de la felicidad) … “ no hay que preocuparse … hay que ocuparse… hay que vivir el momento,  fuera de la zona de confort  es donde suceden las cosas mágicas,  etc, etc”.

Tenemos la ilusión de convencernos,

… pero,  al minuto siguiente vuelven las preocupaciones.

Analítica y racionalmente, podría concluirse que:

1.- el gráfico es incorrecto/incompleto

2.- somos muy olvidadizos

3.- lo analítico y racional es insuficiente para ver la realidad.

4.- la preocupación es intrínseca al ser humano

5-  ninguna de las anteriores

¿Por qué nos preocupamos?

¿Recoger un papel del suelo nos hace líderes?

¿Recoger un papel del suelo o hacer fila nos hace líderes?. No sé si líderes o no líderes. Sin duda un ejemplo de educación y respeto

Se abre el telón:

… y observamos en la TV a un Primer Ministro que se le cae un café, coge la fregona y lo limpia el mismo. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Menudo líder!”.

…y observamos en las fotos a un Presidente de un gran país chocar la mano con un empleado de la limpieza mientras transita por los pasillos del complejo de edificios. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Qué gran líder!”.

…y observamos a un prestigioso dirigente de una gran multinacional acudir al comedor de empresa y sentarse con los empleados a comer en la reunión anual corporativa. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Qué gran líder!”.

…y observamos a un gran famoso sonreir a un niño. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Qué gran líder!”

…o a un gran empresario hacer fila en una tienda. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Qué gran líder!”

Se cierra el telón.

[…]

¿Cómo llamamos a la película?

1.- Los increíbles grandes líderes de nuestro tiempo.

2.- Personas corrientes. Educadas y respetuosas con los demás.

En búsqueda (y compra ) de la Felicidad

“Nos han hecho esclavos del consumo, las tiendas y las grandes superficies. La búsqueda de la felicidad equivale a ir de compras”

Zygmunt Bauman (sociólogo y filósofo) expresa dos ideas:

“Nos han hecho esclavos del consumo, las tiendas y las grandes superficies. La búsqueda de la felicidad equivale a ir de compras”. Frase, a mi parecer, brillante. Luego expone su segunda idea:

“Casi todas las ideas de felicidad acaban en una tienda”. Frase igualmente brillante.

Fusionando las dos frases dichas por Bauman podríamos llegar a concluir:

➀ + ➁ La búsqueda de la felicidad equivale a ir de compras a una tienda para comprar ideas de felicidad.

Lecciones básicas de Sumas y Restas en la Vida

Más Sumar y Menos Restar

  • Lección 1 – Menos Enfadarse y Más Sonreir
  • Lección 2 – Menos WhatsApp y Más Vernos
  • Lección 3 – Menos Límites y Más Metas
  • Lección 4 – Menos  “No Puedo” y Más “¡A por Ello!
  • Lección 5 – Menos Pensar y Más Sentir
  • Lección 6 – Menos Juzgar y Más Aceptar
  • Lección 7 – Menos Quejarse y Más Agradecer
  • Lección 8 – Menos Hablar y Más Escuchar
  • Lección 9 – Menos Excusas y Más Acción

En éste enlace el PDF en Slideshare: <Más sumar y menos restar>

¿Qué es lo que más rabia te da de éste mundo?

¿Qué es lo que más rabia te da de éste mundo?

¿Qué es lo que más rabia puede dar en este mundo?

Yo lo tengo claro. Que un listillo se salte la cola y te adelante en la autopista después de haber estado haciendo cola durante más de 4 kilómetros y 20 minutos para salir por el carril. Son los “colones profesionales al volante”. Los listillos.

Desafortunadamente no es algo puntual. Sucede todas las mañanas. Sin excepción. Los colones profesionales avanzan. Acechan. Se hacen los despistados y esperan con sigilo su oportunidad…

… y, cuando te descuidas… ¡Zas! Se te han colado.

Menuda cara de tonto se le queda a uno. Cualquier técnica de ‘mindfulness mañanera’, relajación y métodos avanzados de pensamiento positivo se esfuman durante los 4 kilómetros de cola para evitar que se te cuelen.

Eres consciente de que el hecho de colarse es lo de menos. Lo peor es la cara de tonto que se te queda. Te intentas relajar. Te dices: “No pasa nada. El mundo es maravilloso”. Antes muerte, que venganza. La respuesta mansa, la ira quebranta. Después de la tormenta vuelve la calma.

Lo consigues. Vuelve la felicidad y la calma...

y ¡Zas Zas Zas!

… tres colones profesionales en hilera se le cuelan al de delante.

¿Y si estalla la burbuja, qué hacemos?

¿Y si estalla la burbuja de la felicidad qué hacemos?. Vivimos rodeados de citas y consejos para ser feliz...hasta que estalle la burbuja del buenrollismo.


Y si estalla la burbuja, ¿qué hacemos?.

… No me refiero a la burbuja del bitcoin.

… ni a la burbuja inmobiliaria.

… ni a la burbuja bursátil.

Otro tipo de burbuja. Una burbuja con apariencia de inofensiva. La burbuja del buenrrollismo. Que nos inunda con mensajes positivos, optimistas e inspiradores por todas partes. Empezó como algo bonito. Diferente. Útil. Con mucho significado…

… pero, posiblemente, se nos ha ido de las manos. Se ha industrializado. La felicidad se vende. En forma de libros, cursos, ponencias, apps móviles, etc… Se nos “imponen” ideales de felicidad. Y los consumidores, cada vez estamos más obsesionados en conseguirla. Las marcas se posicionan para dar respuesta. Las que generen más felicidad venden más. Cada día, como por arte de magia, se nos descubren nuevos secretos para ser Feliz. Que se ilustran en maravillosas infografías. Se divulgan por las redes. Nos maravillamos. … y compramos ese secreto desconocido. No nos es suficiente con lo dicho por Seneca, Sócrates, Platón, Aristóteles, Russell, Ortega y Gasset, y muchos otros… Sus libros nos resultan aburridos. Las carátulas son feas. La letra pequeña. Están pasados de moda. No son digitales. Necesitamos más.

… y si estalla la burbuja, ¿qué hacemos?.