Categoría: Liderazgo y Cosas que nos hacen sentir bien.

Temas relacionados con el liderazgo y situaciones que nos hacen sentir bien y que demos lo mejor de nosotros mismos representados a través de infografías y dibujos sencillos

Interrupciones playeras…

Interrupciones playeras

Una playa preciosa. Un día estupendo. Muy poca gente en la playa.

A 10 metros un hombre con su familia. Sentado en su toalla. Le suena el teléfono. Se escucha una bronca enorme a alguien porque la mercancía no ha salido del puerto. Dice a gritos que lo quiere resuelto «para ayer». Cuelga el teléfono.

Unos minutos después realiza una llamada. A gritos da unas órdenes alguien. Le increpa los errores cometidos. Le dice qué es lo que tiene que hacer. Cuelga el teléfono. Exclama para sí mismo: «menudos inútiles».

Se mete a la playa con sus hijos pequeños y su mujer. Le suena de nuevo el teléfono. Sale rápidamente del agua furioso. Le dice a su mujer que se va al hotel.

Empiezan los gritos de nuevo al teléfono mientras se aleja. Desaparece en la distancia. .

.. y vuelve la tranquilidad para todos. Se escuchan las risas de sus hijos jugando en el agua con su madre y el ruido de las olas rompiendo en las rocas. Una playa preciosa.

Un día estupendo.

El momento del despido…

El momento del despido

Los ‘grandes’ capitanes de barco también lloran. No pueden hacer felices a toda su gente. En tiempos de grandes tormentas soportan las críticas y la incomprensión por sus decisiones. En soledad. En silencio. Decisiones a veces difíciles. Realizadas con poca información. En condiciones meteorológicas adversas. No siempre se acierta.

La decisión de un DESPIDO es difícil. Muy difícil para el que la toma y muy dolorosa para el que la recibe. El buen capitán se siente RESPONSABLE de SU gente desde que entran al barco hasta que lo abandonan.

Comunica el DESPIDO en persona. Mirando a la cara a su gente. Mostrando gratitud por los servicios prestados. Por los años de servicio en la mar. Por los esfuerzos dedicados. Dedicando unas últimas palabras sinceras. Sin eufemismos. Ofreciendo ayuda y apoyo. Se DESPIDE de SU gente. Con valentía. Con estilo. Con respeto. Con empatía. No delega la decisión. No la externaliza. No la ‘encomienda’ a la tecnología.

Quiere que la última mano que estreche SU gente sea la suya.

¿Real o Ciencia ficción?

El socio y la becaria…

Apoyar a tu equipo por encima de los intereses del cliente. Hay jefes que te apoyan y se merecen todo tu apoyo y lealtad. Jefes que crean lídere

Asignaron una tarea a la becaria. Resolver una incidencia del programa de cheques. No era una incidencia cualquiera. Debía modificarse la subrutina de código maldita. La innombrable. Rutina huérfana de padre y de madre.  Desfigurada de cara y cuerpo con múltiples parches.

La becaria se puso manos a la obra. Motivada. Sin miedo. Investigó. Hizo pruebas. Trabajó mucho. Finalmente, identificó el punto de fallo. La subrutina aportaba tres valores de salida. Tres números cardinales. El 0, el 1 y el 2.

– Estaba segura que el resultado no era 2.

– El resultado 1 era improbable. Tener la certeza implicaba decenas de hora de pruebas.

Tomó una decisión ‘ejecutiva’. Modificó el código para que el resultado fuese siempre 0. Subió la incidencia a producción. Pasaron las horas. Parecía que todo iba bien. Hasta que sonó el teléfono. El programa de cheques no funcionaba. El valor debía ser 1.

El director de negocio llamó al responsable de la consultora. Pidió explicaciones. Exigió firmemente el nombre y apellidos de la persona que había tocado el código. El socio atendió a su petición. Le dio diez papeles. En cada uno de ellos había escrito un nombre. El de todo el equipo. Incluido el suyo.

Sólo faltaba uno.

El de la becaria.

¿Recoger un papel del suelo nos hace líderes?

¿Recoger un papel del suelo o hacer fila nos hace líderes?. No sé si líderes o no líderes. Sin duda un ejemplo de educación y respeto

Se abre el telón:

… y observamos en la TV a un Primer Ministro que se le cae un café, coge la fregona y lo limpia el mismo. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Menudo líder!”.

…y observamos en las fotos a un Presidente de un gran país chocar la mano con un empleado de la limpieza mientras transita por los pasillos del complejo de edificios. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Qué gran líder!”.

…y observamos a un prestigioso dirigente de una gran multinacional acudir al comedor de empresa y sentarse con los empleados a comer en la reunión anual corporativa. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Qué gran líder!”.

…y observamos a un gran famoso sonreir a un niño. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Qué gran líder!”

…o a un gran empresario hacer fila en una tienda. No es habitual. Nos sorprende. Nos decimos: “¡Qué gran líder!”

Se cierra el telón.

[…]

¿Cómo llamamos a la película?

1.- Los increíbles grandes líderes de nuestro tiempo.

2.- Personas corrientes. Educadas y respetuosas con los demás.

Profesores que nos dejan huella

Profesores que nos dejan huella. Hay cosas que se olvidan, lo que no se olvida es lo que un profesor te hizo sentir y las ilusiones despertadas

Recuerdo al profesor de mecánica de fluidos.

Fue hace mucho tiempo. Internet era todavía un pequeño embrión. Al llegar a clase, borraba la pizarra y escribía una cita en la parte superior izquierda. …de un filósofo, de un científico, de un poeta, de un libro que había leído.

Y se quedaba callado. Para que reflexionásemos.

Esperaba 5 minutos…y empezaba la clase. Se ponía a explicar con pasión el número de Reynolds, los caudales y las presiones. Los días de examen hacía lo mismo. En lugar de 5 minutos dedicaba 10. Restando tiempo al examen. Decía que: “lo importante iba primero”. Ese día, los nervios hacían extremadamente complejo reflexionar sobre la cita escrita.

Han pasado muchos años. Internet se ha hecho mayor. Se me han olvidado las fórmulas de la mecánica de fluidos y el número de Reynolds. Pero recuerdo al profesor. Sus enseñanzas. Los valores que intentaba inculcarnos a los alumnos. La pasión que ponía en la enseñanza. Su coherencia. Su constancia.

Su frase: “Lo importante, lo primero”.

Hoy lo tenemos más fácil. Cada día podemos recibir cientos de miles de citas a través de Linkedin, Facebook, Pinterest,… Nos emocionan. Nos apresuramos a dar al Like y, a los pocos minutos,…

…se nos olvidan.

Diferencias entre personas genuinas y personas falsas

PERSONAS GENUINAS vs. PERSONAS FALSAS

1.- Acciones y Hechos vs. Palabras vacías

2.- Ayuda incondicional vs. Egoismo

3.- Mirar a todos por igual vs. Mirar hacia abajo a todos

4.- «A la cara» vs. «Detrás de tu espalda»

5.- Humildad vs. Soberbia

… las personas genuinas son generosas, abiertas de mente, te miran a los ojos con sinceridad, no son hipócritas, te tratan con respeto y siempre puedes confiar en ellas.

¿Y tú, que haces en la empresa donde trabajas?

¿Y tú que haces en la empresa donde trabajas?. Da igual la posición y el cargo que tengas. Todos podemos contribuir a la misión de la empresa

La historia es muy famosa.

… pero siempre es bueno recordarla.

Fue protagonizada por el ex Presidente de los Estados Unidos John F. Kennedy en una de sus visitas oficiales a las oficinas de la NASA en el año 1961. Mientras caminaba por las instalaciones, Kennedy se cruzó con unos empleados de la limpieza que se encontraban barriendo y fregando los pasillos del complejo. Kennedy se detuvo a conversar con uno de ellos. Le saludó con un apretón de manos y le preguntó:

– “¿Y usted qué hace aquí en la NASA?”

…imagino que la pregunta podía estar motivada «para quedar bien y salir bien en la foto» y que esperaba una contestación como la siguiente:

– “Señor. Estoy barriendo los pasillos” No fue así.

El empleado con gran orgullo le respondió:

“Señor, ¡estoy contribuyendo a poner a un hombre en la luna!”

[…]

Esta anécdota refleja la filosofía que imparte la NASA en sus empleados. Con independencia del puesto o cargo que cada uno tenga. Todos saben que cada uno de ellos, contribuye de manera eficiente hacia la misión principal que tenga la organización.

Y, nosotros: ¿Qué función tenemos en nuestra empresa?

¿Se considera usted un gran líder?

Parece ser que si no eres líder no eres nadie. La palabra liderazgo aparece por todos los sitios. Se ha idealizado la figura del líder.

Nuestra cultura honra a los líderes.

Parece ser que si no eres líder no eres nadie. Abundan los libros y los cursos para convertirse en líderes de la noche a la mañana. Existen miles de definiciones de liderazgo cada cual más enrevesada. La palabra liderazgo aparece por todos los sitios. Se ha idealizado la figura del líder.

Hay algo claro. No todos podemos ser líderes. Tampoco podemos es astronautas.

No pasa nada. Unos serán líderes y otros seguidores.

El problema surge cuando las modas del momento definen a los que son seguidores de maneras despectivas. Alejadas de la realidad.

Los seguidores:

… hacen su trabajo, pero no más.

… están eternamente buscando la gloria.

… se encuentran atrapados en la rutina diaria.

… sólo se sienten motivados por factores externos.

… se preocupan mucho por los títulos.

… se enfocan en lo que puedan conseguir de manera individual.

…no tienen voluntad de servir a los demás.

…se conforman con poco.

[…]

Para ser un buen líder uno ha de ser primero un buen seguidor. Los seguidores con actitudes positivas son los que definen la cultura de las empresas. Con su compromiso, iniciativa, saber escuchar, implicación, aptitudes, etc… Ser guiado por un buen líder es un privilegio.

Ser un buen seguidor también lo es. ¿Te conformas con ser un ‘simple’ seguidor?