Jefes tóxicos y malignos

Interrupciones playeras…

Interrupciones playeras

Una playa preciosa. Un día estupendo. Muy poca gente en la playa.

A 10 metros un hombre con su familia. Sentado en su toalla. Le suena el teléfono. Se escucha una bronca enorme a alguien porque la mercancía no ha salido del puerto. Dice a gritos que lo quiere resuelto «para ayer». Cuelga el teléfono.

Unos minutos después realiza una llamada. A gritos da unas órdenes alguien. Le increpa los errores cometidos. Le dice qué es lo que tiene que hacer. Cuelga el teléfono. Exclama para sí mismo: «menudos inútiles».

Se mete a la playa con sus hijos pequeños y su mujer. Le suena de nuevo el teléfono. Sale rápidamente del agua furioso. Le dice a su mujer que se va al hotel.

Empiezan los gritos de nuevo al teléfono mientras se aleja. Desaparece en la distancia. .

.. y vuelve la tranquilidad para todos. Se escuchan las risas de sus hijos jugando en el agua con su madre y el ruido de las olas rompiendo en las rocas. Una playa preciosa.

Un día estupendo.

Deja un CroquiComentario