Author Archives

Francisco José Martín-Moreno Carnero

“¿Descríbame quién es usted?”, me preguntaron en una entrevista de trabajo.

Mis tres neuronas quedaron desconcertadas por la pregunta. Se pusieron rápidamente a pensar y filosofar. La pregunta es realmente compleja si no la has pensado antes.

Y no lo había hecho.

¿Soy Ingeniero Industrial?. Pues sí, es lo que estudié. Pero jamás he ejercido. Me costaría saber dónde está la bujía de un coche. Entonces no soy eso.

¿Soy Consultor?. Pues lo fui. Ahora no. O sí. No lo sé. Pues no soy eso.

¿Soy escritor o jardinero?. Pues claramente no. No me gano la vida con ello. Pero me encanta escribir, hacer folicroquis y cuidar el jardín. Pues no soy eso. O sí lo soy. No sé.

¿Soy de Madrid?. Nací allí. Pero mi ilusión es vivir en una pequeña casita en Mallorca cuando nos jubilemos y las niñas sean mayores.

[…]

Menudo lío.

El tiempo pasaba y tenía que contestar. Copié a Chaplin. Dije: “soy lo que soy. Una persona única y diferente que disfruta mucho haciendo un Folicroqui cada día”.

La importancia de una buena atención al cliente.

La importancia de una buena atención al cliente. Amabilidad, Cortesía, Respeto, Paciencia... y mucha mucha empatía. ¡Qué importante!

El año pasado fui a la comisaría de Policía a renovar el DNI. Disponía de cita previa … pero fui con tiempo. Nunca se sabe.

La zona de espera estaba abarrotada de gente. Familias numerosas esperando en grupo su turno. Decenas de niños jugando y gritando alegremente al pie del cartel que rogaba silencio. Madres dando el pecho a sus pequeños o contándoles un cuento. Niños persiguiendo al policía de seguridad del centro. El paso del tiempo a veces es relativo.

Me tocó mi turno. La mujer policía me atendió con una sonrisa. Inició los trámites. Primer problema. El sistema informático se bloquea. Lo reinicia. No culpa al informático ni a nadie. Lo acepta. Mantiene la calma. Hace lo mejor que está en su mano. Con actitud positiva. Entre bloqueo y bloqueo, mantiene conmigo una conversación agradable … hablamos de tecnología, recetas deThermomix,

… Llega la hora de escanear. Nuevo problema. El escáner no funciona. Toca aleatoriamente unas teclas y … ¡funciona de nuevo!. Un milagro informático. Termina los trámites. Me despide con una sonrisa.

… inexplicablemente salgo de la comisaría contento. Con mi DNI. La policía se queda junto a su ordenador y su escáner. Hace una broma a un niño que se acerca a su puesto.

Esperando al próximo cliente.

Sentirse identificado con la empresa

Sentirse identificado con la empresa. Qué importante es sentirse identificado con algo, con alguien, con un proposito que te trasciende

Centro financiero de la ciudad. Cae la noche. Quedan algunas pocas luces encendidas en los rascacielos.

Salen del edificio un grupo de jóvenes. Son seis personas. Parecen cansados. Se meten en un bar. Piden unas cervezas. Uno de ellos dice: “Yo pago la primera ronda”. Todos están de acuerdo. Si los cálculos no fallan – y nadie se escaquea-,… implicará 6 rondas. La noche promete. Hablan de su día de trabajo. De sus aspiraciones. De sus clientes. De sus proyectos. Con cada ronda el volumen de la conversación aumenta linealmente.

No se escuchan críticas a sus jefes. Ni críticas a la compañía. Se sienten identificados con su compañía. Orgullosos de pertenecer a ella. Aceptan sus valores, sus objetivos, sus políticas,…

Uno chica dice: “merece la pena hacer los esfuerzos necesarios”. Cambian de conversación. Dejan de hablar de trabajo.

[…]

La noche está despejada. En el cielo no se observa ningún platillo volante. Ningún extraterrestre a la vista. Solo se observa a seis jóvenes. ¡Y se les escucha!

Pasándolo bien. Identificados con su compañía.

El primer día de trabajo.

El primer día de trabajo. Lo recordamos para siempre. Sobre todo las pequeñas anécdotas que nos suceden. Y qué mejor anécdota que una foto horrible.

Tenía 22 años. Era su primer trabajo. Su primer día de trabajo. Recién salida de la Universidad. Los nervios a flor de piel. Se levantó con varias horas de antelación. Se vistió para estar elegante. Sus padres estaban orgullosos de ella. La tranquilizaban como podían. La habían comprado una libreta y un bolígrafo. Llegó al edificio de la empresa. Con mucha antelación.

El primer trámite … la foto por el personal de seguridad de recepción y entrega de la tarjeta de acceso. Estaba muy nerviosa. Le hicieron la foto. Rápidamente subió en ascensor a la oficina. No quería llegar tarde.

A las dos semanas, el personal de seguridad se acercó a ella de forma discreta: Le dijo desde el respeto: “Gracias por saludarme todos los días. Te voy a pedir un favor. Hazte otra foto. La foto me aparece cada mañana cuando entras no te hace justicia«.

Ella se quedó sorprendida. Miró la foto en la pantalla y dijo: “¡estoy horrorosa!. Tengo los ojos cerrados, mirando abajo y la cara desencajada…”

Diez años después, ella todavía recuerda ese primer día de trabajo. Nadie olvida su primer día.

@Fuente:  Anécdota proporcionada por una compañera de trabajo.

Filosofía aplicando el Excel

Filosofía aplicando el Excel, El Excel siempre da para mucho o para poco. Incluso para divagar sobre nuestra vida y la importancia de nuestros problemas

Estaba cacharreando con el Excel. Hacía las celdas cada vez más pequeñas «a ver qué pasaba».

Nada del otro mundo.

Se pueden hacer tan diminutas como queramos. Y, sin quererlo, me apareció este “cutre gráfico” en el que cada cuadrícula representa Un Año transcurrido desde el año 0 hasta 2020.

En total 2019 cuadritos. A la derecha, se amplía una VIDA promedio (asumiendo 80 años de esperanza de vida para todos):

– En azul lo vivido.

– En amarillo lo restante.

– Un punto rojo simboliza un enfado/disgusto cualquiera en un momento en concreto de un año.

Es curioso, pero visto así es fácil visualizar:

– lo corta que es la Vida y lo importante que es aprovecharla.

– lo diminutos que son nuestros enfados y lo grandes que los hacemos.

– lo mucho que significa la Vida para cada uno de nosotros y lo insignificante que es en la inmensidad de los tiempos.

El Excel da para mucho, o para nada. ¿y qué importa?

La mejor bicicleta del mundo

La mejor bicicleta del mundo. Bicicross BH. Insuperable y sin rival alguno. El mejor medio de movilidad para presumir con los amigos.

BICICROSS BH …

Deseada por los jóvenes. Indispensable para presumir. Estética y diseño asombrosos. Traídos de otro planeta. Perfecta para hacer amigos. Muelles delanteros de adorno… que hacían soñar con una suspensión delantera inexistente. Soñar es gratis.

¿Lo malo? … pesaba como un piano de cola para subir las cuestas. No suponía problema alguno .., con las llantas de aleación de aluminio la fuerza de la gravedad no tenía efectos en la bici.

¿Lo mejor de todo? … el super sillín. Con espacio suficiente para llevar a los colegas (o a la amiguita de turno si se daba el caso).

¡Pero Ojo!. Mucha precaución con los caballitos. Si eras muy bruto el sillín se partía en dos… y tardaban varias semanas para traer otro de repuesto.

Sus competidoras BH California, Orbea, Torrot … no tenían nada que hacer con ella.

@ foto de internet

Los pequeños detalles cuentan…

Hace dos años me llamó la jefa y dueña de la empresa. Un sábado por la tarde. En mi tiempo libre. Después de una semana dura de trabajo. Me sorprendió mucho. Dudé un momento si coger el teléfono. Finalmente, lo cogí.

Hace dos años me llamó la jefa y dueña de la empresa. Un sábado por la tarde. En mi tiempo libre. Después de una semana dura de trabajo. Me sorprendió mucho. Dudé un momento si coger el teléfono. Finalmente, lo cogí.

Era Ana.

La jefa y dueña de la empresa.

No de mi empresa. De la empresa donde trabaja mi mujer. Me dijo: “Quiero tener un detalle con tu mujer. Ha trabajado mucho en un momento muy complicado para la empresa. Quiero regalaros a los dos un fin de semana en un hotel con encanto. Con los gastos pagados. Me pongo en contacto contigo porque quiero que que sea una sorpresa para ella. Para que me digas la mejor fecha y hagas los preparativos”.

Le di las gracias. Estaba ansioso porque llegase el día.

Y llegó el día. Por la mañana dije a mi mujer: “Preparemos las maletas. Nos vamos el fin de semana a un hotel con encanto. Con los gastos pagados. Es un detalle que Ana, tu jefa, quiere tener contigo. Te está muy agradecida”.

Fue fantástico ver su cara de emoción y sorpresa. Fue fantástico el hotel…

…pero, lo más fantástico, fue escuchar la llamada que hizo a Ana para darle las gracias por el detalle. Por el reconocimiento de su trabajo, esfuerzo y compromiso.

Ese reconocimiento sin duda fue el mejor regalo. Estaba feliz.