Author Archives

Francisco José Martín-Moreno Carnero

“¿Descríbame quién es usted?”, me preguntaron en una entrevista de trabajo.

Mis tres neuronas quedaron desconcertadas por la pregunta. Se pusieron rápidamente a pensar y filosofar. La pregunta es realmente compleja si no la has pensado antes.

Y no lo había hecho.

¿Soy Ingeniero Industrial?. Pues sí, es lo que estudié. Pero jamás he ejercido. Me costaría saber dónde está la bujía de un coche. Entonces no soy eso.

¿Soy Consultor?. Pues lo fui. Ahora no. O sí. No lo sé. Pues no soy eso.

¿Soy escritor o jardinero?. Pues claramente no. No me gano la vida con ello. Pero me encanta escribir, hacer folicroquis y cuidar el jardín. Pues no soy eso. O sí lo soy. No sé.

¿Soy de Madrid?. Nací allí. Pero mi ilusión es vivir en una pequeña casita en Mallorca cuando nos jubilemos y las niñas sean mayores.

[…]

Menudo lío.

El tiempo pasaba y tenía que contestar. Copié a Chaplin. Dije: “soy lo que soy. Una persona única y diferente que disfruta mucho haciendo un Folicroqui cada día”.

El funcionario del INEM

No es la felicidad la que nos hace ser agradecidos. Es ser agradecidos el que nos da la felicidad. A veces damos por supuesto que siempre deben complacernos

Tengo un amigo funcionario.

Trabaja en una de las oficinas de empleo del INEM de Madrid Centro.

Reconoce que su trabajo es a veces es “un poco monótono por la burocracia y normas”. Le impide ser “más proactivo”, “hacer cosas nuevas”, etc… Pero no se centra en lo «negativo». Le gusta mucho su trabajo. La “burocracia” NO le impide tratar a la gente con respeto y de forma amable. Eso está en su mano.

Dice que a veces, simplemente con escuchar activamente, un poco de humor y una sonrisa es más que suficiente.

Hace dos años atendió a una persona mayor. La persona se le había olvidado traer una fotocopia del DNI y rellenar un formulario … es decir, “un verdadero pecado capital administrativo”. No le obligó a regresar de nuevo otro día y hacer la cola… le hizo la fotocopia y le ayudó a completar el formulario. Dejó tramitado el expediente. La persona se fue muy agradecida.

Mientras atendía al siguiente desempleado, la persona regresó de nuevo. Agradecida. Traía consigo una caja de bombones y una botella de vino “normalito” comprado en el supermercado de al lado. Le dijo: “Es para usted. Le ruego que trate a la señora que está atendiendo como a mí me ha tratado”.

Le sonrió … y se fue.

Mi amigo nunca volvió a ver a esa persona. … y nunca olvidó a esa persona.

Eran otros tiempos…

Eran otros tiempos: Sin cascos, sin rodilleras, sin superficies acolchonadas para amortiguar las caídas, sin padres diciendo “Cuidado no te hagas daño”,…

Sin cascos, sin rodilleras, sin superficies acolchonadas para amortiguar las caídas, sin elementos protectores, sin padres y madres diciendo “Cuidado no te hagas daño”,…

Eran otros tiempos.

Una torcedura o una caída era lo normal.

Ninguno de los juegos acabó en tragedia. Ni en abogados. Ni en reclamaciones. Lo realmente preocupante eran las enfermedades graves, las guerras y el hambre…

Fotografías extraordinarias que nos pueden hacer pensar sobre el concepto de sobreprotección actual a nuestros hijos, la forma en que ha cambiado la diversión y lo afortunados que somos con los medios que tenemos hoy en día.

Fuente Imágenes: Daily Mail

¿Tienes miedo al cambio?…Pon una Thermomix en la cocina

Si tienes miedo al cambio por una Thermomix en tu cocina. Verás como todos los procesos cambian en el primer minuto que la instalas en casa

¿Tienes miedo al cambio? … pues pon una Thermomix en tu cocina.

Los cambios forman parte de la vida y la empresa. Dicen los expertos que son una oportunidad de mejora. Hay que tener mentalidad positiva.  Nos dan valiosos consejos; observar el cambio desde diferentes ángulos, prepararnos para el aprendizaje continuo, dar la bienvenida a los cambios, aceptarlos, …

¡Y está fenomenal!

… pero es más fácil decirlo que hacerlo. … y, si no lo crees, prueba a poner una Thermomix en tu cocina:

1.- A nivel organizativo, descenderás un nivel en la jerarquía pasando a la última posición (superado por la Thermomix).

2.- A nivel de procesos,  ya no tendrás que mirar recetas en aburridos libros. La Thermomix las descarga de Internet… y los ingredientes son enviados a la lista de la compra.

3.- A nivel filosófico, surgirán preguntas  profundas del tipo ¿Cómo podíamos haber podido vivir sin ella?

4.- A nivel tecnológico,  la mitad de los utensilios de cocina que compraste la temporada pasada ya no serán necesarios.

5.- A nivel de relaciones y diplomacia, conocerás a una inmensa cantidad de vecinos que vienen a tu domicilio a ver la máquina (algunos sin ser invitados).

¡hay que adaptarse al cambio! empezando por la cocina.

Una imagen vale más que mil palabras

Una imagen vale más que mil palabras. Para identificar los discursos que nos venden a diraio en todos los medios. Lo importante...tener sentido crítico

En nuestro partido político cumplimos con lo que prometemos.
Sólo los necios pueden creer que
no lucharemos contra la corrupción.
Porque si hay algo seguro para nosotros es que
la honestidad y la transparencia son fundamentales
para alcanzar nuestros ideales
Demostraremos que es una gran estupidez creer que
las mafias seguirán formando parte del gobierno como en otros tiempos
Aseguramos sin resquicio de duda que
la justicia social será el fin principal de nuestro accionar.
Pese a eso, todavía hay idiotas que fantasean -o añoran- que
se pueda seguir gobernando con las mañas de la vieja política.
Cuando asumamos el poder, haremos lo imposible para que
se acaben las jubilaciones de privilegio y los negociados.
No permitiremos de ningún modo que
nuestros niños mueran de hambre.
Cumpliremos nuestros propósitos aunque
los recursos económicos se hayan agotado.
Ejerceremos el poder hasta que
Comprendan desde ahora que
Somos la ‘nueva política’.

.

Mi primer reloj

Mi primer reloj... Que te comprasen tu primer reloj significaba “una cosa muy seria”. No era algo que sucedía cualquier día.

Mi primer reloj.

Que te comprasen tu primer reloj significaba “una cosa muy seria”. No era algo que sucedía cualquier día. Tenías que tener una determinada edad. Sucedía en un momento especial.. Tenías que haberte portado bien.

Significaba mucho.

La recepción del regalo es un recuerdo inolvidable. Te lo ponías en tu muñeca. La alegría era inmensa. Tenías que cuidarlo mucho. Y, si no era resistente al agua tenías que cuidarlo más. Por la noche pulsabas el botón de la lucecita para ver la hora. La una de la mañana en punto… «¡Qué tarde … y todavía despierto!».

A los cinco minutos volvías a pulsar. La una y cinco. Lógico. Funcionaba bien.

El tiempo es relativo … igual que la impaciencia cuando tienes ilusión por algo. Si además era un reloj calculadora… pues era “lo más de lo más”. No perdías oportunidad alguna para hacer operaciones matemáticas para calcular las vueltas de la compra que hacías con tu paga semanal de helados Drácula o Frigo Dedo.

Hoy se pueden conseguir relojes como churros. Con tecnologías superiores. A veces incluso los regalan. Si se pierden tienes uno nuevo . Si te aburres consigues otro.

Siguen siendo relojes.  Hacen su función. Marcan la misma hora. Pero … significan menos.

El mejor curso de liderazgo y gestión de equipos…

El mejor curso de liderazgo y gestión de equipos. Una visita al Banco de Alimentos. Verá personas que trabajan felices en un trabajo con sentido

Recuerdo muy bien un curso de formación que recibí hace tiempo.

Estaba relacionado con “temas de liderazgo y gestión de equipos”. Era un curso diferente.

– No se celebraba en las oficinas.

– No se empleaban “palabros” raros.

– No hacía falta saltar ni brincar.

– No daban certificados.

– No presentaban Power Points con videos emocionales.

Fue más sencillo. Nos recogió un autobús al equipo y nos llevó al BANCO DE ALIMENTOS de Madrid. Nos recibió una persona cuya función era guiarnos por el recinto y explicarnos lo que hacían.

1- Observamos cómo trabajaban los voluntarios.

2- Observamos cómo colaboraban para perseguir un objetivo común que les trascendía.

3- Observamos la complejidad de la logística y las operaciones y la perfecta coordinación que existía.

4- Observamos a jóvenes, mayores y jubilados trabajando conjuntamente.

5.- Observamos gente con traje, con piercings, con tatuajes, ejecutivos y desempleados trabajando y cooperando entre ellos.

6- Observamos a una “abuelita” con unos papeles dando instrucciones a unas jóvenes.

[…]

Observamos a PERSONAS felices … porque su trabajo tenía un sentido.

– No hubo discursos evangelizadores

– No hubo certificados.

– No hubo encuestas de satisfacción.

Solo observar.

Cada uno … se llevaba lo suyo.

¿Quieres alegría?… ¡Pon un garabato en tu día!

Pon un garabato en tu día!. Todos hacemos garabato. Cada uno dicen los expertos que significa una cosa. ¿Qué garanato haces tú?

¿Quién no dibuja garabatos cuando está en las reuniones?

Yo me suelo fijar y casi todo el mundo los hace. Hay de todo tipo: casas, animales, estrellas, flores, nubes, figuras geométricas, jefes furiosos, etc…

A mí me salen flechas. De todo tipo: grandes, pequeñas, hacia arriba, hacia abajo, a izquierda y derecha. Me gustaría otro tipo de garabato más interesante, pero no. ¡Flechas tenían que ser!. Una pena. Parece que todo en esta vida se puede explicar. He mirado en Google para ver si alguien había investigado sobre el tema. Efectivamente, estaba en lo cierto. Hay verdaderos tratados sobre las flechas. Los expertos en garabatos de flechas dicen que “simbolizan los vectores hacia donde te diriges en la vida«.

Si va hacia arriba significa que orientamos nuestra vida hacia los demás.

Si va hacia abajo simboliza que la orientamos a nosotros mismos.

Si la flecha va a la izquierda simboliza que nos enfocamos mucho en el pasado y a la derecha significa que encaramos el futuro”.

Una explicación bastante razonable y lógica. Me quedo tranquilo. Mi vida se dirige a los demás, a mi interior, al pasado y al futuro.

¡Como debe ser!.

Hay que cubrir todas las opciones.

…y tú: ¿Haces garabatos?