Author Archives

Francisco José Martín-Moreno Carnero

“¿Descríbame quién es usted?”, me preguntaron en una entrevista de trabajo.

Mis tres neuronas quedaron desconcertadas por la pregunta. Se pusieron rápidamente a pensar y filosofar. La pregunta es realmente compleja si no la has pensado antes.

Y no lo había hecho.

¿Soy Ingeniero Industrial?. Pues sí, es lo que estudié. Pero jamás he ejercido. Me costaría saber dónde está la bujía de un coche. Entonces no soy eso.

¿Soy Consultor?. Pues lo fui. Ahora no. O sí. No lo sé. Pues no soy eso.

¿Soy escritor o jardinero?. Pues claramente no. No me gano la vida con ello. Pero me encanta escribir, hacer folicroquis y cuidar el jardín. Pues no soy eso. O sí lo soy. No sé.

¿Soy de Madrid?. Nací allí. Pero mi ilusión es vivir en una pequeña casita en Mallorca cuando nos jubilemos y las niñas sean mayores.

[…]

Menudo lío.

El tiempo pasaba y tenía que contestar. Copié a Chaplin. Dije: “soy lo que soy. Una persona única y diferente que disfruta mucho haciendo un Folicroqui cada día”.

El nuevo arte de tomar apuntes en clase

El nuevo arte de tomar apuntes en clase.Las tecnologías avanzan y con ellas aparecen nuevos métodos para tomar apuntes de lo que se dice en clase

Dicen que el que escribe, lee dos veces. Frase con mucho sentido. Tomar notas y apuntes siempre ha sido una tarea importante.

Nuestros aliados: El boli BIC y el papel. Y la atención. Por supuesto.

Luego surgieron los rotuladores Stabilo Boss para colorear. Eran “una pasada”. Al principio solo estaba el amarillo. Luego los colores se multiplicaron. Luego aparecieron los bolígrafos Pilot. Los “Fórmula 1” de la escritura. En clase había expertos en tomar apuntes. Sus apuntes eran una obra de arte. Con una caligrafía maravillosa.

Los ‘tomadores de apuntes’ se clasificaban en dos; los generosos y no generosos. Los primeros te cedían amablemente sus apuntes para fotocopiarlos. Los segundos no.

Aunque los mejores apuntes siempre fueron los que uno tomaba por sí mismo. Aunque no fuesen tan perfectos. El arte de tomar apuntes nunca debería pasar de moda. Exige ganas, atención, esfuerzo, priorizar, decidir, prescindir, conceptualizar…

No es un tema exclusivo “del cole”.

Debería complementarse con el “copy paste”, con hacer una foto, con recopilar textos de Google o imágenes de Pinterest. Lo antiguo y lo nuevo siempre deben trabajar de la mano. Complementarse. En cualquier aspecto de la vida.

Siempre se obtendrán mejores resultados.

Reflexiones en la clase de Spinning sobre las comparaciones.

Reflexiones en la clase de Spinning. La realidad se hace completamente diferente si no se compara. Una gran verdad de Bruce Lee

¡Reitero mi like!.

Hace unos meses pulsé like en una cita de Bruce Lee que me gustó mucho. Aparecía Bruce Lee con cara de pocos amigos y una frase a su derecha que decía “La realidad se hace evidente cuando dejamos de comparar”. La frase tenía mucho sentido. No hay que comparar. Así que ‘Like’ al canto.

Pues bien. Acabada la jornada laboral fui al gimnasio a hacer spinning. Para mi sorpresa y satisfacción habían cambiado las bicis por unas nuevas en las que aparece la potencia y revoluciones a la que vas con unos colores muy llamativos que están a la vista de todos para mostrar tu esfuerzo. Superado el estrés inicial para coger bici y que no me la quiten, empezamos la clase. La clase estaba llena. Todos observábamos a todos y todos empezamos a comparar.

…que si mi vecino de bici va a 400 watts y yo solo a 200.

…que si la chica de atrás va a 180 pulsaciones y yo solo a 100.

..que si mi bici es la única de la clase que va en verde y el resto de la clase está en rojo.

…que si voy a 60 rpm y el resto de vecinos a 140 rpm…

Así toda la clase. A punto de desfallecer por agotamiento y comparación excesiva y sudando como un pollo, me acordé de Bruce Lee y su frase.

La realidad se hace completamente diferente si no se compara. ¡Os lo prometo!.

Habilidades clave de los profesionales en 2020

Habilidades clave en los profesionales en 2020. No sólo para 2020...se mantendrán vigentes en 2090  ¿Sabemos aprovecharlas e identificarlas?

Dicen que en el año 2020 las habilidades clave para trabajar serán las siguientes:

1. Adaptación al cambio

2. Capacidad de resolución de problemas complejos

3. Pensamiento crítico.

4. Creatividad

5. Manejo de personas y coordinación con los demás

6. Inteligencia emocional

7. Juicio y toma de decisiones

8. Orientación al Servicio

9. Negociación

10. Flexibilidad cognitiva

No puedo estar más de acuerdo. Son habilidades importantes. Para la empresa y para la vida. Para el 2020 o para el 2090. Lo que nos puede llevar a las siguientes preguntas:

– ¿Qué cambios se deberían producir en la Universidad o en los Colegios para adquirir esas importantes habilidades?

– ¿Cómo se pueden detectar estas habilidades en los Curriculums tal cual están concebidos hoy en día?

– ¿Qué cambios se deben producir en la cultura de la organización para que estas habilidades puedan ser aprovechadas y retenidas?

Reflexiones empresariales filosóficas en la visita al dentista

Reflexiones empresariales en la visita al dentista. Los dentistas te dejan con la boca abierta. Tienes tiempo para reflexionar sobre temas profundos

Me dolía mucho una muela. Fui al dentista. La verdad es que tengo verdadera admiración por los dentistas. Siempre me dejan una hora con la boca abierta. Sin poder hablar. Y eso es bueno. Porque puedes dedicarte a pensar. Descubres verdades absolutas. Irrefutables.

Nos quejamos mucho de los jefes tóxicos en las empresas. Si te toca uno puedes darte por fastidiado. Pueden hacernos la vida imposible.

…pero no tanto como un dolor de muelas. Siempre hay algo que puede ser peor en esta vida.

…y seguimos pensando…

Nos lamentamos de que vivimos mal. Que la sanidad es mala. Que hay largas listas de espera. ¡Y con mucha razón! Pero vivimos mejor que los Reyes. Sin duda. No los Reyes de ahora.

…los Reyes de hace tres o más siglos. Entonces no había dentistas. Ni anestesia. Ni cepillos de dientes. Ni baños. Los dolores de muelas deberían ser insoportables. Igual que un jefe tóxico. Insoportable. Pero eso, ya lo había dicho antes.

Finalizado el tratamiento, formulamos una pregunta existencial. Con cierto  temor. «¿Cuánto le debo Señor Dentista

«Mil doscientos euros».

… y, espontáneamente, aparece un nuevo dolor. Un dolor agudo y crónico de bolsillo. …y uno sigue pensando y quejándose.

Objetivo retirarse a los 50 años

Objetivo retirarme a los 50 años. Ponemos el objetivo de retirarnos pensando que seremos felices y rentabilizaremos el éxito.

Su objetivo era ‘retirarse’ a los 50.

Lo consiguió. A los 48 años. Tenía un ‘talento’ especial para la alta dirección. Trabajó inmensamente. Hizo sacrificios increíbles. Trabajó muchísimas horas. Pasó largas temporadas fuera de casa. Tuvo que aguantar mucha presión y “comerse muchos sapos”. Promocionó en la empresa como la espuma. Hasta que llegó a los más alto. A ser socio de la misma. Con un sueldo varias veces superior al del presidente del gobierno. Con todos los privilegios. Con estátus. Con reconocimiento.

Pero, tuvo que pagar un precio. Un precio importante. Se separó de su mujer a los 35. Se perdió completamente la infancia de sus dos hijos. Tuvo varios achaques de ansiedad debido a la presión. Sus amigos cercanos le dábamos consejos para que “ordenase su vida y sus prioridades”. “Que se cuidase”, etc.

Pero estaba perdido. Muy perdido en la vida. Y, cuando uno está perdido no hay consejo que valga. Solía decir “cuando me retire ya tendré tiempo a disfrutar de verdad”. Hace ahora un año que se retiró. Logró su objetivo. A los 48 años. Con una cuenta bancaria muy bien alimentada. Pero está muy triste. No es capaz de disfrutar. No tiene hobbies. No se divierte.

Siempre tendrá a sus amigos … pero se siente solo.

Siempre será mi amigo.

¿Alguien piensa que el Latin no sirve para nada?

Hay que estudiar latín no sólo para disfrutar, sino además para educar el espíritu, para darle a las palabras toda la fuerza transformadora

Mi profesor de latín del colegio le llamábamos “El Amulius”. Desafortunadamente no recuerdo su nombre real. Eso sí, recuerdo que fue un gran profesor.

Tenía que hacer esfuerzos inimaginables para despertar la pasión de todos los alumnos de clase. No lo tenía fácil desde luego. En el año escolar todos caímos alguna vez dormidos en alguna de sus clases. Tenía cierta empatía con la situación. Sus castigos eran livianos o inexistentes. Y se lo agradecíamos.

A día de hoy solo recuerdo una declinación: “Rosa, Rosa, Rosam, Rosae, Rosae, Rosa”. Y, por supuesto “Carpe Diem” por la película del Club de los poetas muertos. Jamás en mi vida me he tenido que comunicar en esa antigua lengua Indoeuropea.

1.- Unos dicen que está muy viva. Que es el idioma fundacional de la cultura Europea.

2.- Otros dicen que está muy muerta.

3.- Otros le dan alguna pequeña patada diciendo: a ‘grosso modo’ y ‘de motu proprio’ concluimos que el ‘quiz de la cuestión’ al problema se puede se encuentra en la slide 35 del Power Point.

Nicola Gardini nos ilustraría exponiendo: “Hay que estudiar latín no sólo para disfrutar, sino además para educar el espíritu, para darle a las palabras toda la fuerza transformadora que se aloja en ellas

Se llama Jani y es la cuidadora de nuestras hijas

Se llama Jani. Es una muy buena persona.

Es la persona más importante para nosotros. Es la cuidadora de nuestras dos hijas pequeñas. Lleva varios años con nosotros. Las niñas la quieren mucho. Y nosotros también. Aprendes mucho hablando con ella. Escuchando su vida. Sus sacrificios. Sus alegrías y desilusiones.

Jani tiene 35 años. Y una vida dura. Se ha marcado como objetivo comprarse un pequeño piso en las afueras de Madrid. Ella sola. Su familia y sus padres viven en un pequeño pueblo de Brasil. Cada cuatro meses, con lo que ahorra, se compra un ternero recién nacido de 40 kilos. Sus padres se encargan de alimentarlo y engordarlo en el campo. Jani está muy satisfecha. Actualmente tiene 16 vacas y 20 terneros engordando. Esta semana ha vendido sus primeras 3 vacas. Está muy contenta.

Jani asegura que cuando haya vendido 50 vacas tendrá el dinero suficiente para pagarse la entrada de su pequeño piso en Madrid. No es un sueño. No es una ilusión. Su objetivo lo tiene muy clarito.

Y lo va a conseguir.

Ya le queda menos. ¡Ha vendido tres vacas!

… y hay 36 en camino.